No culpes a la nube de tu mala planificación

Una melé tecnológica

Si has adquirido productos tecnológicos a diestro y siniestro, trasladarlos a la nube no evitará la complejidad resultante, a no ser que hagas algo de planificación.

Una encuesta de la consultora de TI (tecnología de la información) Trustmarque, ha revelado que el 81% de los directivos de informática piensan que a medida que aumenta la complejidad en la infraestructura informática, aumenta la saturación de consultas, mientras que el 82% se queja de que el soporte es una carga creciente en los departamentos de informática modernos.

La culpa es de la nube

La encuesta entrevistó a 200 directivos y altos responsables informáticos de grandes empresas de Reino Unido. Se hallaron resultados muy reveladores: más de la mitad de estos directivos (58 por ciento) reconocen tener problemas para atender todas las demandas de soporte. Argumentan que esto se ha producido como consecuencia de la proliferación de las tecnologías en la nube (Internet) utilizados en su negocio.
Como conclusión podríamos determinar que todo es culpa de la nube (Internet), pero en realidad no es así.

Los Frankestein tecnológicos

En primer lugar, la complejidad de los sistemas es culpa de los profesionales a cargo de TI. Durante años, los negocios han implementado las “tendencias”. Básicamente han adquirido la tecnología de moda para servir a cualquier propósito, sin preguntarse si era realmente útil o no. Muchas empresas nos recuerdan la historia de la informática y telecomunicaciones, con productos y sistemas que han ido estando de moda, pero ya no, coexistiendo con los que son tendencia en el momento.

El mismo problema en la nube

Si los sistemas informáticos de una empresa son un desastre, es muy probable que su tecnología en la nube también lo sea.
La raíz del problema, tal y como se puede ver como cliente de sitios web, es una falta de planificación. La mayoría de los encargados de departamentos de informática, malgastan tecnología y recursos a medida que aumentan los problemas. Cuantos más tienen, mayor es la complejidad de los sistemas que utilizan para solventarlos. De la mano de esta complejidad viene la fragilidad y las estructuras estáticas que nadie se atreve a cambiar.

¿Cómo integrar los sistemas informáticos en Internet sin añadir una mayor complejidad?

Planificando la implantación en la nube, esto es, retirando los sistemas redundantes para los servicios que va a utilizar, re alojando y combinando sus datos. No se puede simplemente añadir la tecnología. Hay que quitar y combinar sistemas y metodologías de trabajo.
Para hacer esto se necesita una estrategia de varios años con la que se pueda crear una estructura más consolidada a la que sea más fácil y barato dar soporte.
La complejidad no es culpa de la tecnología. Es culpa de los líderes de TI que no piensan estratégicamente. Si le suena todo esto, quizá sea el momento de replantearse su infraestructura informática. Primero offline y,solo después, en la nube.
Fuente: http://www.infoworld.com/article/3075491/cloud-computing/dont-blame-the-cloud-for-your-shoddy-it-plans.html

Google presenta Google Home

Google Home y Assistant

Google anunció Google Home, un dispositivo para el hogar que se activa por voz similar al Amazon Echo que fue lanzado este año.

El dispositivo se sincroniza con la versión para móvil llamada Google Assistant, similar a Siri de Apple, a través del cual ya se realizan más del 20% de búsquedas en móviles. Google Assistant se enlaza al Chromecast, el dispositivo que permite compartir video desde el móvil, tableta u ordenador a la televisión, y a Nest, el termostato inteligente.

Mario Queiroz, el vicepresidente de desarrollo de producto, mostró el pequeño objeto blanco de forma cónica en el evento anual para desarrolladores de Google. Asimismo añadió que lo que diferencia al producto, es su capacidad para generar respuestas más complejas y contextualizadas en Google.

“En casa hay muchas tareas diarias que hacer, Google Assistant lo hace bastante más fácil. Es como tener un mando a distancia activado por voz que controla el mundo real cuando lo necesitas”aclaró Queiroz.

Sundar Pichai, presidente de Google, mantuvo una conversación con Google Assistant, subrayando lo que llamó “habilidad conversacional que va más allá de lo que otros asistentes pueden hacer”. Añadió que Google ha invertido años para que sus búsquedas sirvan de ayuda en el mundo real y en el reconocimiento de voz y fotos para una mayor precisión. A modo de ejemplo dijo que si le pregunta al móvil “¿qué película dan esta noche?” no sólo le responderá los horarios, también le dará sugerencias personalizadas que pueden ser discutidas como en una conversación habitual.

“Realmente es la era del móvil” dijo Pichai mientras añadía que Google celebra la década de Android, el sistema operativo más popular en móviles. “Estamos trabajando muy duro para que Google pueda seguir yendo por delante de sus usuarios”

La compañía anunció nuevas aplicaciones, disponibles este verano, complementarias a Assistant y Google Home.

La aplicación de mensajería Allo, permite a los usuarios realizar búsquedas en Google dentro de las propias conversaciones.

Por ejemplo, si envía una foto de comida, Allo puede detectar qué comida es y sugerir una respuesta del tipo “Mmm, me encanta la pasta” e incluso sugerir un restaurante de ese tipo cercano. Allo permite incluso contactar con Google escribiendo @google en cualquier chat.

Esta aplicación también ofrece respuestas a mensajes o fotos, cambios de tamaño de los mensajes para transmitir expresiones y permite dibujar directamente en las imágenes como se expuso en la demostración en el evento. También ofrece un modo de chat de incógnito, encriptado y que puede ser borrado de manera permanente.

Otra aplicación, Duo, permite videoconferencias parecidas al Apple Facetime pero para ambos sistemas operativos, Android e iOS.

El último sistema operativo de Android, Android N, fue también protagonista del evento. N cuenta con Vulkan, un procesador gráfico que permite a los desarrolladores de juegos añadir más efectos manteniendo la velocidad de reproducción, dijo Dave Burke, el vicepresidente de ingeniería de Android. Se hicieron otros cambios para agilizar las actualizaciones, mejorar el almacenamiento, la vida útil de la batería y el sistema de encriptado de datos.

Más del 90% de las veces la gente selecciona sólo una de las últimas siete aplicaciones usadas, lo que inspiró a Android a crear la función de cambio rápido a la última aplicación que estaba usando el usuario y a la creación de la opción de cerrar todas las aplicaciones abiertas.

Los usuarios pueden tener múltiples aplicaciones abiertas en una pantalla dividida de Android N, y responder a mensajes directamente desde la pantalla de notificación. Estas características, aún en beta, estarán disponibles este verano.

N también permite Daydream, una plataforma de realidad virtual de muy buena calidad. Está diseñado para alentar a los diseñadores a crear realidad virtual a través de diferentes dispositivos entre los que se incluyen smartphones con Android, y es capaz de llevar a cabo una alta frecuencia de reproducción a buena resolución, minimizando el retraso que se produce entre las secuencias imágenes cuando los usuarios mueven la cabeza, atestigua Clay Bavor, vicepresidente de realidad virtual de Google.

Samsung, HTC, LC, Xiaomi y Huawei entre otros fabricantes, hacen teléfonos compatibles con Daydream y saldrán a la venta este otoño.

Por último, Google debutó con Android Wear 2.0, una revisión de la plataforma para su reloj inteligente que ahora será compatible con Android y iPhones estén o no éstos encendidos. Como plataforma de Android que es, su versión portable será altamente personalizable.

La conferencia anual para desarrolladores de Google es ampliamente conocida por ser el escenario para el debut de los nuevos productos del gigante de la tecnología. Este año contaron con 7.000 asistentes de China, Estambul, Sri Lanka y Dublín.

Para los desarrolladores, Google ofreció demostraciones de nuevas interfaces de programación, análisis y aprendizaje en Google Cloud.

Para finales de año, Google espera ejecutar aplicaciones al instante, sin tener que bajarlas e instalarlas, como links en un navegador. Más allá de estos progresos, según Pichai, uno de los mayores diferenciadores de Google es el desarrollo de la inteligencia artificial en robots y el cuidado de la salud.

Cerrando el encuentro, Pichai manifestó que vivimos momentos muy emocionantes y la computación ha tenido una evolución increíble.

Olvídate de la nube. La neblina será la próxima protagonista

Hoy solo se habla de la nube

La nube está en el centro de la estrategia de todos los gigantes tecnológicos, desde Microsoft e Intel a Amazon y Google ¿Y por qué no debería serlo, si todo está moviéndose a la nube, donde enormes centros de datos almacenan millones de terabytes de información?

Más importante, allí es donde se alojan billones de pequeños nodos de lo que se conoce como el internet de las cosas. Todos hablan sobre conectar gadgets entre sí, de forma que los usuarios la empresa puedan quedar liberados para tomar sabias decisiones basada en analíticas en tiempo real. Pero, ¿todo debería estar en la nube?

Pronto llegará la neblina

Muchos responsables tecnológicos están dándose cuenta de que muchos de los servicios, aplicaciones y datos de sus usuarios están mejor si están más cerca de la periferia, en más pequeños centros de datos.

Considerando las demandas de movilidad y la necesidad de análisis en tiempo real, por no mencionar la enorme cantidad de datos, puede ser más ágil procesar localmente toda esa información. Podemos darle la bienvenida a la próxima gran tendencia: la neblina.

Un consorcio de compañías, entre las que se encuentra Cisco, Microsoft e Intel, están pronosticando que el futuro pasar a por un modelo híbrido, dónde la información aplicaciones y servicios se dividirán entre la nube y la neblina.

El internet de las cosas

La nube es un cúmulo de enormes centro de datos centralizada que poseen compañías como Apple, Google, Amazon, Facebook y otras. Durante los últimos años, en lugar de correr aplicaciones y almacenar los datos en los clientes, en ordenadores, notebook y smartphones, estamos dependiendo cada vez más de la nube. Aunque esto tiene un coste en términos de ancho de banda que las compañías y los consumidores debemos pagar, es un trato ventajoso debido a que podemos acceder a esto grandes centros de datos desde cualquier dispositivo, en cualquier lugar y en cualquier momento.
Hasta ahora estos enormes centros de datos han sido capaces de descargar y procesar toda la información, pero más pronto o más tarde esto va a cambiar. La razón es el internet de las cosas.

Cuando todo, desde coches y drones para vídeo cámaras y electrodomésticos esten transmitiendo enormes cantidades de datos desde trillones de sensores, el tráfico en Internet crecerá exponencialmente y, cuando eso pase, los servicios que requieren ser ejecutados en tiempo real para poder tener decisiones válidas necesitarán ser alojados más cerca para ser útiles.

Si gestionas un invernadero en Almería que tiene sensores para monitorizar los niveles de riego, de humedad y de temperatura ambiente, no necesitas una monitorización instantánea. Probablemente pueda ser mejor subir y procesar esos datos en la nube.
Por otro lado, si diriges una planta de generar electricidad con sensores controlando miles de instrumentos críticos, válvulas y turbinas, quieres conocer que está pasando en tiempo real. Más importante aún: la comunicación máquina-máquina debería ocurrir en tu red de área local para tener un tiempo de respuesta rápido.

Afortunadamente el poder de procesamiento, la velocidad de acceso a la memoria y la capacidad de almacenamiento en los dispositivos de cliente están incrementando, así como los anchos de banda de las redes móviles, WiFi, Bluetooth y otras arquitecturas de red. Esto permitirá distribuir las redes en neblina en los centros de datos de empresas, alrededor de ciudades, en vehículos, en hogares y en urbanizaciones. Incluso en tu propia persona vía los dispositivos qué llevas en la muñeca y sensores de tu ropa.

La nube y la neblina;vuelta a empezar

Equilibrando las necesidades de los usuarios, los arquitectos de redes pueden conseguir una óptima adaptabilidad y escalabilidad, combinando los recursos de la nube con los de las innumerables neblinas. Al menos esa es la teoría.

Si estás en el sector de la informática es probable que esto te suene extrañamente familiar. Cuándo empezó la informatización de las empresas y administraciones, accedíamos a servidores que estaban localizados en cuartos, desde lo que dependían “terminales tontos”. Luego vinieron los PCs y el procesamiento informático se expandió por las redes de área local.

Internet y el ancho de banda dieron lugar a la nube y la información empezó a concentrarse en servidores centralizados. Pero antes de que esta tendencia se consolide por completo, estamos regresando a redes descentralizadas de nuevo.

Parece que en la era de la información todo vuelve a los orígenes.

Donde estarán los nuevos informáticos

informatica-nube

Los nuevos informaticos a lomos de la revolución tecnológica

El papel del informático está cambiando gracias a nuevas tecnologías y nuevos modelos de negocio. Más que simplemente emplear experto en programación o un administrador de aplicaciones, los negocios prefieren especialistas que puedan gestionar proyectos y entregar valor.

Todo esto significa que los profesionales de la tecnología han de planificar cuidadosamente el desarrollo de su carrera, dice el consultor independiente y autor Ade McCormack. El autor cree que vamos a entrar en una nueva economía donde la mayoría de la gente subcontrata su experiencia como autónomo. Cree que los días en que un profesional informático era capaz de forjar una carrera especializándose en solo un área técnica está a punto de terminar. La economía digital está promoviendo una tendencia que demanda que la gente tenga varias carreras, varios empleadores y varios clientes…todo al mismo tiempo.

Los informáticos deben asumir el papel de emprendedores en el desarrollo de su carrera. “Como profesional informático necesitas tener una saludable paranoia para evitar ser irrelevante”. Y para gestionar tu futuro profesional debes dedicar mucho tiempo al desarrollo de nuevas competencias.

Como la economía en la nube afectará a los informáticos.

Algunas grandes empresas ya están aplicando la nueva forma de trabajar. La empresa de servicios profesionales PWC recientemente lanzó una web dónde los informáticos podían competir por proyectos internos. PWC espera que esta plataforma ayudará a la firma adquirir ventajas competitivas y un avance hacia el empleo flexible en el que más personas estén optando por trabajos temporales y contratos por proyecto.

Esta flexibilidad será crucial en la industria informática. Los ejecutivos podrán usar la nube para encontrar nuevas competencias para su negocio, en lugar de confiar en un grupo permanente de informáticos. Los profesionales de la informática que sepan gestionar proyectos serán clave para los negocios que trabajen con varios freelancer.

Eso podría significar menos trabajo a tiempo completo en el futuro: una combinación de trabajo bajo demanda y ofertas en la nube podrían facilitar que un pequeño grupo de personas puedan gestionar la tecnología de grandes corporaciones.

Los tipos de trabajo podrían cambiar. En lugar del tradicional desarrollo y soporte asociado con los informáticos internos, estos podrían tener posiciones más de gestión hacia el exterior. En lugar de varios informáticos que se ocupen de las incidencias informáticas, habrá uno o dos responsables de subcontratar los trabajos informáticos a empresas y profesionales exteriores ¿Y esto qué significa para los directores informáticos?

La evidencia sugiere que los negocios necesitarán gestores especializados que se hagan cargo de diversos proyectos tecnológicos. Serán necesarios nuevos evangelistas de la tecnología que busquen oportunidades para introducir mejoras en todas las áreas del negocio.

¿Los informáticos sustituidos por comerciales?

Podríamos ver situaciones donde los ejecutivos ocupen espacios tradicionalmente asignados a informáticos. Para Brad Dowden, director de Airswift son necesarias personas que tengan una mentalidad comercial para traducir las necesidades del negocio en consideraciones técnicas y posteriormente gestionar con terceras partes que los ejecuten. La frontera entre negocios y tecnología es cada vez más borrosa; la convergencia de roles está teniendo lugar.

Lo inverso también puede ser cierto: los informáticos deberán moverse cada vez más hacia perfiles ejecutivos o de negocio. Y esto será cada vez más probable debido que es más fácil para un informático adquirir conocimientos ejecutivos.

La intersección donde la informática se encuentra con el resto del negocio será crucial. Allí es donde quedará un hueco para algunos informáticos de la organización. ¿Y el resto de los informáticos? Parafraseando a Bob Dylan, “La respuesta, amigo mio, está flotando en la nube”