No culpes a la nube de tu mala planificación

Planificar para subir a la nube

Una melé tecnológica

Si has adquirido productos tecnológicos a diestro y siniestro, trasladarlos a la nube no evitará la complejidad resultante, a no ser que hagas algo de planificación.

Una encuesta de la consultora de TI (tecnología de la información) Trustmarque, ha revelado que el 81% de los directivos de informática piensan que a medida que aumenta la complejidad en la infraestructura informática, aumenta la saturación de consultas, mientras que el 82% se queja de que el soporte es una carga creciente en los departamentos de informática modernos.

La culpa es de la nube

La encuesta entrevistó a 200 directivos y altos responsables informáticos de grandes empresas de Reino Unido. Se hallaron resultados muy reveladores: más de la mitad de estos directivos (58 por ciento) reconocen tener problemas para atender todas las demandas de soporte. Argumentan que esto se ha producido como consecuencia de la proliferación de las tecnologías en la nube (Internet) utilizados en su negocio.
Como conclusión podríamos determinar que todo es culpa de la nube (Internet), pero en realidad no es así.

Los Frankestein tecnológicos

En primer lugar, la complejidad de los sistemas es culpa de los profesionales a cargo de TI. Durante años, los negocios han implementado las “tendencias”. Básicamente han adquirido la tecnología de moda para servir a cualquier propósito, sin preguntarse si era realmente útil o no. Muchas empresas nos recuerdan la historia de la informática y telecomunicaciones, con productos y sistemas que han ido estando de moda, pero ya no, coexistiendo con los que son tendencia en el momento.

El mismo problema en la nube

Si los sistemas informáticos de una empresa son un desastre, es muy probable que su tecnología en la nube también lo sea.
La raíz del problema, tal y como se puede ver como cliente de sitios web, es una falta de planificación. La mayoría de los encargados de departamentos de informática, malgastan tecnología y recursos a medida que aumentan los problemas. Cuantos más tienen, mayor es la complejidad de los sistemas que utilizan para solventarlos. De la mano de esta complejidad viene la fragilidad y las estructuras estáticas que nadie se atreve a cambiar.

¿Cómo integrar los sistemas informáticos en Internet sin añadir una mayor complejidad?

Planificando la implantación en la nube, esto es, retirando los sistemas redundantes para los servicios que va a utilizar, re alojando y combinando sus datos. No se puede simplemente añadir la tecnología. Hay que quitar y combinar sistemas y metodologías de trabajo.
Para hacer esto se necesita una estrategia de varios años con la que se pueda crear una estructura más consolidada a la que sea más fácil y barato dar soporte.
La complejidad no es culpa de la tecnología. Es culpa de los líderes de TI que no piensan estratégicamente. Si le suena todo esto, quizá sea el momento de replantearse su infraestructura informática. Primero offline y,solo después, en la nube.
Fuente: http://www.infoworld.com/article/3075491/cloud-computing/dont-blame-the-cloud-for-your-shoddy-it-plans.html

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail